23.1.08

¡VER PARA CREER!

A veces la derecha sorprende a propios y extraños con medidas que en un principio podrían atribuirse a la izquierda.

Quien nos iba a decir que sería la derecha la que acabaría con la mili obligatoria. Pues igual de sorprendente me resulta que sea Rajoy el que hable de eliminar el canon digital afirmando que “el desarrollo de nuevas tecnologías nos ofrecerá nuevas maneras de compensar y proteger los derechos de autor”.

Ahora resulta que los del PP se posicionan con Verdes o ERC y se muestran interesados por conceptos como el copyleft o el nuevo modelo de negocio cultural mientras que el PSOE y IU se convierten en conservadores. ¡Ver para creer!

Por otro lado Pedro Farré (director de gobierno corporativo de la SGAE) propone que se declare el P2P (peer to peer o intercambio de ficheros en Internet) como una actividad "ilícita". ¡Que medida más progresista! ¿Verdad?

Como mucho pretenderán que el intercambio de ficheros con copyright sea ilícito, cosa que dudo muchísimo que lo llegue a ser ya que entiendo que es igual de lícito el que yo deje un libro físico de Vázquez-Figueroa a otra persona (¿se acuerdan de aquella campaña de dejar libros en los sitios públicos para que otros los pudieran leer?) o que se lo deje en formato pdf. ¡A mí mis padres me ensañaron de chico que compartir era bueno!

Pero pretender hacer ilícito el que yo comparta mis fotos, mis apuntes, mi música copyleft es un dislate sin parangón.

Toda la info en
El Mundo.

3 comentarios:

indarki dijo...

Pues fíjate que a mí, lo del canon me parece más una medida de izquierdas; un intervencionismo del estado imponiendo una especie de impuesto... bueno, lo de "impuesto" es relativo, porque luego es una sociedad privada quien lo recauda y lo gestiona.

O mirado por otro lado, es una "subvención pública" a los artistas, en vez de dejarles que "compitan" en libre mercado... más que apunta a que el canon es de izquierdas.

En cualquier caso, actualmente no tiene nada que ver con las izquierdas y las derechas, tiene que ver con cálculos electorales y presiones de lobbies.

Enrique Mateu dijo...

Hola Indarki:

Totalmente de acuerdo en lo de los cálculos electorales. Triste pero evidente. Pero incluye también las "prebendas".

Con respecto al "intervencionismo del estado" sabes que esto no tiene nada que ver. Esto es más un negocio de una organización con el visto bueno del Estado.

No obstante, y cambiando de tema, al utilizar la palabra "intervencionismo" y defender que los artistas "compitan" en libre mercado... creo que difiero mucho.

Ya son siglos de experiencia con resultados más que palpables, incluso científicos diría yo. Si dejas la creación solo en manos del libre mercado entonces la proliferación de músicas light, comerciales, de poco calado, chabacanas o como quieras denominarlas será soberbia. No me obligues a poner ejemplos.

Por el contrario políticas de Estado de apoyo a la cultura han dado épocas florecientes y trascendentales al arte.

La cultura, la educación y la sanidad son tres cosas que, bajo mi punto de vista, el Estado no puede dejar al libre mercado. Considero que el Estado debe velar como prioridad absoluta la calidad educativa, cultural y de salud de su pueblo.

También es cierto que no vale con que el Estado "ponga" pasta. He hablado, vuelvo a repetir para que nadie me pueda mal interpretar, de POLITICAS DE APOYO A LA CULTURA que nada tiene que ver con "toma amiguito esta pasta gansa para que los tuyos me voten".

indarki dijo...

Escribí el comentario y se me pasó volver a leerte...

>Con respecto al "intervencionismo del estado" sabes que esto no tiene nada que ver. Esto es más un negocio de una organización con el visto bueno del Estado.

¡Cuánta razón tienes!

Por otro lado, no pretendía defender el libre mercado. Simplemente opinaba que el canon me parece más del lado "intervencionista" y por lo tanto, de izquierdas... eso no quiere decir que todas las políticas intervencionistas sean malas, por supuesto; en muchos casos, las políticas de apoyo a la cultura, es decir, intervención del estado, serán imprescindibles.