9.1.06

UNA GRABACIÓN ¿ES MÚSICA?

Durante siglos, desde los inicios de la humanidad, la música ha sido una forma de expresión. Algo que nos diferencia de los animales. Una necesidad para algunos, una pasión para otros. Un placer para la mayoría según los estudios de consumo cultural aunque hay quien piense, como Napoleón percibía, que la música es el menos desagradable de los ruidos.

Pero la música ha cumplido también una variada función social. Desde finalidades religiosas a guerreras, desde propagandísticas a simplemente OBRA DE ARTE.

En todo este transcurso de la historia de la humanidad, la música la han generado personas más o menos cualificadas para entretener, para acompañarse mientras trabajaban, para bailar, para dar gracias a Dios o invocar al mismísimo diablo, para disimular el miedo en la oscuridad, para hacerse notar, para ligar o incluso para ganar dinero.

El dinero y el trueque mucho antes llegaron al arte del sonido desde que se planteó la especialización, la profesionalización. Era bueno que una persona con talento para ordenar sonidos dedicara gran parte de su tiempo a trabajar la técnica, investigar nuevas posibilidades y, por supuesto, componer e interpretar para solaz disfrute del resto de mortales. Pero esa dedicación había que compensarla de alguna manera; con gallina para el puchero o con unas monedas.

Ya todos sabemos que la cosa se complicó y se complicó bastante esto de las formas para cobrar. Al llegar 1877 el inventor Tomás Alva Edison creó el primer fonógrafo y diez años después Emile Berliner fabricó el primer gramófono (grabaciones en disco) y este invento, junto con la transmisión de datos, hizo que la música en el siglo XX se convirtiera en algo omnipresente y que la cadena de valor de la música, lo que denominamos de forma genérica la “industria de la música”, creciera hasta límites insospechados.

La música grabada, en soportes analógicos al principio y digitales más tarde, se convirtió rápidamente en objeto de consumo que, cada vez más, movía ingente cantidad de dinero (incluso por debajo de algunas mesas de importantes despachos). Llegó incluso a crear una tipología específica de consumidor de “arte sonoro” que optó por coleccionar soportes grabados rechazando la actividad original; la música en directo. Este curioso pero nutrido grupo de individuos prefería una “fotocopia sonora” bien retocada a un auténtico concierto. El argumento esgrimido; “se oye mucho mejor en casa con el equipo que me he comprado a plazos que en una sala de concierto”.

Volviendo al hilo de este post; ¿como podríamos definir lo que es una grabación?

Antonio Miranda, Tonmeister (maestro de sonido) que ha realizado cientos de miles de grabaciones de todos los estilos musicales (especialmente músicas sinfónicas), afirma en su currículo, sin cortarse un pelo, que grabar música es “enlatar trozos de tiempo para aquellos que quieren (en un vano deseo de fugaz trascendencia propio de nuestra sociedad) congelar aquello que se lleva el viento por ser irrepetible: la palabra y la música”.

Como bien apunta Miranda, y teniendo en cuenta las técnicas de grabación que se han aplicado durante la última mitad del siglo XX (ver “Grabar o no grabar, esta es la cuestión” en este mismo blog), las grabaciones comercializadas hay que entenderlas como un sucedáneo del acto musical por antonomasia; hacer música en directo (vaya redundancia ya que solo se puede hacer música en directo ya que en diferido sería simplemente reproducir una grabación y no hacer música).

Pero la realidad es que una industria musical -sin demasiados escrúpulos, todo hay que decirlo- ha montado en estos últimos tiempos un sustancioso negocio manipulando, en muchos casos, al consumidor que durante años ha aguantado impasible. Discos realizados en laboratorio falseando la realidad. Discos que en algunos casos solo contenían un único corte que valiera más o menos la pena. Discos interpretados por personas distintas a las que salían en las portadas. Discos diseñados para enganchar pero que no aguantaban el paso del tiempo. Productos “basura” de rápido consumo...

No lectores, no. La música no es una grabación, si bien reconozco que hay grabaciones que son auténticas joyas. Pero al igual que el “Muchacho con Pipa” de Picasso original no es la reproducción que vimos en el colegio en nuestro libro de texto, o como tampoco lo sería aunque la reproducción fuera digitalizada a escala 100% sobre lienzo con imprimación de tintas disueltas en aceite secante. En este último caso solo sería una copia muy buena del original. En Internet puedes encontrar reproducciones gratis como la que acompaña este post. Si quieres una en soporte analógico la encuentras por 99 dólares. Pero nadie pagará por una copia los 104.174.000 dólares americanos que pagó por el original el pujador anónimo telefónico en Sotheby´s.

Las copias son un fantástico instrumento para la democratización del arte, para que al menos en copia podamos disfrutarlas todos los humanos del “mundo mundial” (como es el caso de las reproducciones en Internet). Sería terrible que toda la obra pictórica que permanece en manos privadas y en museos no la pudiéramos conocer salvo visitando el original.

Por eso no es de extrañar que ahora mismo existan una serie de jóvenes creadores que graban sus actuaciones musicales con la única sana intención de que su obra llegue a la mayor cantidad de gente posible. Se plantean su música grabada como una tarjeta de presentación, como propaganda de su trabajo real; HACER MÚSICA. La cuelgan en Internet y puedes acceder a ella de forma gratuita, desde cualquier parte del mundo, gratis, para todos igual, sin distinción de raza, sexo o cultura. Son músicos honestos que quieren vivir de su trabajo de forma razonable y no alimentando un circo enfermo, obsoleto y corrompido cuyo único fin son los beneficios económicos aunque eso signifique ir en contra del propio arte y la cultura.

En definitiva, la música enlatada solo es eso, música en conserva. Nada comparable a la fresca del día.

Uno de los muchísimos ejemplos de esta filosofía es www.lamundial.net. Un grupo de jóvenes que graban sin trampa ni cartón y como dicen ellos mismos “el oficio de músico es el directo, precisamente grabamos nuestro CD de esa manera, en estudio pero tocando todos a la vez y sin apaños posteriores. Queríamos dejar claro lo que somos capaces de hacer; bueno, malo o regular pero sin trampas”.

Es que no tiene mucho sentido pagar por un trabajo de laboratorio para que, además, les den unos pocos céntimos a los músicos mientras que los euros se los quedan toda una ristra de personas que nada tienen que ver con el hecho musical en sí mismo. No parece razonable pagar sucedáneo por original. Conserva por fresco. Lo mismo cuesta ver un artista en directo que comprar su discografía ¡y no podemos comparar!

Para finalizar, y para que quede muy claro, no quiero decir que estoy en contra de la música de laboratorio, de la música fijada en soporte tangible o intangible; la música grabada en definitiva. Hay músicas que solo se pueden realizar en laboratorio como gran parte de la música electroacústica actual o la música concreta de mediados del siglo pasado, por citar un par de ejemplos. Como tampoco estoy en contra del melocotón en conserva o del atún en lata. No es eso. Lo que pretendo transmitir es que entiendo las grabaciones como fórmula de democratización y difusión del arte y la cultura y no como un negocio en sí mismo.

Defiendo que el arte esté disponible en copias para que todo el mundo pueda acceder cómodamente como mera “propaganda” del original. Las copias podrían consultarse de forma gratuita on line (modelo biblioteca) y/o bajarse gratis o a precios muy asequibles para consumo propio sin ánimo de lucro.

Estoy en contra de que nos vendan copias por originales, conservas por fresco del día, gato por liebre y encima a un precio abusivo que no llega de manera razonable al auténtico responsable. Estoy en contra de que esa industria aplique el “todo vale para ganar dinero”.

Y lo que no puede darse en ningún caso es que se persigan a los creadores que, con una nueva filosofía y con un nuevo modelo de negocio más solidario y sostenible, quieran regalar su música grabada, por ejemplo, en formato mp3 en Internet bajo licencias Copyleft.

Para acabar; CD O NO CD, ESTA ES LA CUESTIÓN

49 comentarios:

Defunkid dijo...

por la referencia aquí van mis públicos agradecimientos. lo de "jovenes" es ya, a estas alturas, todo un puntazo

Tron dijo...

No le conocía hasta que Mangas Verdes le presentó, leí su profile, descargué una versión del villancico y la colgué, libremente, en Internet.

Si por alguien o por algún medio me llegara lo siguiente: Mañana, Enrique Mateu, toca en tal lugar. Diría, ¿Enrique Mateu?, joder, le conozco, he leído su profile y he escuchado algo. ¿Tan cerca va a tocar?.

El resto dependería de otros factores menos dominables. Mi tiempo libre, mi Cta. Cte., mi estado de salud, el biberón del peque, etc. Pero mi entorno, a través de mí, también conoce a Enrique Mateu, porque suena en mi blog y, en mi casa, sólo suena mi gente. Benditos quienes me bendicen.

Saludos

Saludos

jcborras dijo...

Decía Sergiu Comissiona que él no grababa porque eso no era más que un negocio. Menos mal que todo lo que interpreta la orquesta de RTVE se enlata, que no es lo mismo que escuchar al maestro en directo pero menos da una piedra. Sí, además de popularizar la música permite guardar, con sus inconvenientes un pedacito de historia.

Tal vez, Enrique, el problema estriba en que se prefieren hordas de compradores de música enlatada, a otras hordas de personas capaces de tocar un piano, una guitarra o cantar en un coro. Una anécdota, La semana pasada vi en una estantería las sonatas de un aleman sordo por menos de la mitad de lo que cuestan las grabaciones.

Un afectuoso saludo.

Harrison dijo...

Discos como Sgt. Peppers o Revolver de los Beatles son imposibles de interpretar en directo: las obras mas influyentes de las ultimas decadas salieron de los estudios de grabacion.
Prefiero un disco con una buena produccion que un concierto en una plaza de toros con una acustica de mierda y unas interpretaciones mediocres que tan solo fans en estado de extasis disfrutan.

dr Boiffard dijo...

"Prefiero un disco con una buena produccion que un concierto en una plaza de toros con una acustica de mierda y unas interpretaciones mediocres que tan solo fans en estado de extasis disfrutan."

En algunos casos concretos yo también, (hay grupos que solo se pueden escuchar en disco), pero eso no debe confundir el hecho de que el trabajo de un músico es tocar, no hacer discos. Y generalmente los que merece la pena ver en directo son los músicos de verdad, siendo las "interpretaciones mediocres" para fans, propias de los falsos músicos para fans, como los clónicos de Ricky Martin o los payasos de El Canto de El Loco.

carlosues dijo...

De entrada agradecer la expolicación tan clara del tema y por otra parte ...a mi eso de "me gusta o no me gusta" me parece rídículo, prefiero un disco de Michael Jackson a una actuación ya que es un "Robot" incapaz de dar un "bis" pero jamás cambiaría una grabación de El Boss por un directo, en directo lo da todo.
Recordar a Loquillo y su "Hombre de negro" que le cosro el ostracismo por grabar con lo mejorcito en Estudio en España y luego se fué de gira con sus "Trogloditas" poco faltó para que le pegaran...

Culoman dijo...

hace años que me bajé la discografía de joaquín sabina, e incluso tengo algún 'original' pero los 50€ que pagué por verle en Madrid en el Palacio de Congresos fueron los que más agusto he pagado en mi vida...

y seguro que él cobró más de esos que si me hubiese comprado su discografía...

Harrison dijo...

Hoy en dia en el cd, el el mp3, esta la obra tal cual y es cuando se lleva al directo cuando podriamos hablar de "copia" que intenta parecerse al "original" pero pierde cosas por el camino. Hablar de "originales" y "copias" para mencionar a la interpretacion y la grabacion respectivamente me parece absurdo. Tan solo es valido en el caso de musica clasica, jazz, rock puro y duro... podriamos hablar de esta musica como una obra de teatro concebida para el directo pero que puede ser grabadapara escucharse posteriormente (cine primitivo). Parte de la musica contemporanea (y no por ello la peor) podria compararse con el cine actual, se graba, regraba, reregraba, se retoca y se monta; ¿no es cine la "grabacion" final? Pues lo mismo pasa con la musica.

Anónimo dijo...

Te olvidas de hablar de los playbacks, ¿Cómo se justifica que se pague lo mismo por ir a un concierto en que los artistas tocan, que otro concierto en que simplemente mueven la boca y sus dedos? ¿Cómo se justifica que no seamos informados de ese engaño?

Gracias por tus reflexiones.
Xavier de Blas

sentoki dijo...

Hola, no se si alguien leerá esto porque ya sabemos lo que corre el interné. Estoy de acuerdo en que lo que dicen las discográficas de que el pirateo acabará con la música es falso, y que quieren mantener el producto en el mercado. Pero siguiendo el hilo de la argumentación lo que se compra o "piratea" es la musica "enlatada" que en esencia no es música. Eso no creo que sirva de justificación para piratear. Siguiendo la analogía de las conservas. Tu puedes comer caviar fresco y sucedaneo de caviar en lata, te gustan mucho el caviar fresco pero no puedes comer todos los días y por eso tienes que comer de vez en cuando sucedaneo de caviar en lata. ¿Como no es el auténtico tienes derecho ha hacer una copia de la lata de caviar en lugar de comprar al fabricante de latas?. A mí me parece muy bien que se tenga libertad para comer fresco, que los que enlatan protejan sus productos, ya que como dices lo producen ellos en laboratorio, y de que si los esturiones, digoooo los músicos quieren enlatarse ellos los huevos que lo hagan, pero que se sepa claro. Asín que te felicito por el blog.

lanark dijo...

interesante artículo, aunque la premisa de que los "verdaderos" músicos "tocan" en directo deja afuera a las hordas de compositores electroacústicos y sus derivados, que aunque menciones en un párrafo, no dejan de entrar en contradicción con tu argumentación. mi música sólo puede escucharse en grabaciones, y me considero tan músico como quien toca. por otra parte, ¿sólo son músicos los instrumentistas? ¿qué hay de los compositores? en un concierto en el que se interpreta la 2 de mahler, ¿se aplaude la buena técnica interpretativa, la música de mahler o ambas? hay mucha tela para cortar en este tema...

Anónimo dijo...

Soy el creador de un sello discografico independiente, nuestra actividad se basa fundamentalmente en difundir las obras de artistas sonoros y "experimentales" , no somos un "net label" sino que editamos soportes (cd´s) fuimos los primeros en editar un disco bajo el formato de copyleft en Europa, con esto quiero dejar claro que en ningun caso coartamos la libertad del creador para difundir y dar a conocer su obra.
Estoy deacuerdo con algunas de las afirmaciones pero creo que te olvidas de una parte importante, nosotros apostamos desde el principio por editar soportes porque de esta forma creemos que podemos ofrecer la oportunidad de mostrar su arte no solo al artista sonoro sino que en el mismo objeto damos cabida a fotografos, pintores, diseñadores, etc. que trabajan en el packaging, diseño de portadas, diseño de cd´s, etc.
Como veras el editar soportes tambien tiene su razon de ser en algunos casos.
Habias pensado en ello??
Por otra parte para mi personalmente es importante el recoger en soporte grabado algunas obras (por desgracia no podemos editar todas las que me gustarian) para que de esa forma puedan formar parte de archivos sonoros publicos/particulares y perdurar.

Enrique Mateu dijo...

Gracias a todos por su generosidad y paciencia.

Ya dije que tenemos grandes joyas que afortunadamente se grabaron en soporte tangible (cintas, vinilos, CDs, etc).

También he dicho que hay músicas que son de laboratorio por antonomasia. Y quien conozca mi discografía sabrá que mi disco PANDORA es una recopilación de composiciones electroacústicas puras realizadas en mi estudio a principios de los 90 y que solo se pueden "reproducir" ya que resultaba imposible hacerlas en directo. Desde luego no creo que sea el caso de Sgt. Peppers o Revolver que entiendo que pueden interpretarse en directo sin problema (salvo económico ya que exigiría mucho equipo técnico y humano). Hay obras mucho más complejas que se han llevado al directo. Incluso muchos creadores electroacústicos hoy ya están haciendo Live Electronic porque las Nuevas Tecnologías lo empiezan a permitir.

Pero lo que pretendo en este post es reflexionar sobre si el soporte tiene tanta importancia y justifica tanto "tejemaneje". Planteo la posibilidad de que las grabaciones sean nuestra tarjeta de presentación y que fluya la música libremente por la red sin que el "sistema" nos lleve a la carcel.

Dicho de otra manera; si quiero regalar mi obra grabada en la red porque considero que es mejor para mi carrera ¿por que no habría de hacerlo?

lanark dijo...

es cierto, ahora está más claro.
pero entonces cambiaría "una grabación" o el acto de grabar, por "una impresión" o el acto de imprimir un CD.

Anónimo dijo...

"si quiero regalar mi obra grabada en la red porque considero que es mejor para mi carrera ¿por que no habría de hacerlo?"
Buena apreciacion, estoy totalmente deacuerdo pero, ¿quien impide que lo hagas??, ¿sgae?. Me gustaria recordar llegados a este espinoso punto que la sgae es una empresa privada y que nadie esta obligado a asociarse, es mas yo añadiria que si eres un musico que empieza su carrera es contraproducente hacerlo.
Pero esto seria ya otro tema...

Anónimo dijo...

¿Música? Según se mire, cualquier cosa puede serlo, hasta una partitura en papel si eres capaz de oirla en tu cabeza y emocionarte. O nada lo es, si por ejemplo no prestas atención en el concierto o la oyes contra tu voluntad.

Hace poco leí en alguna parte a un director de orquesta que decía esto: A la mayor parte de la gente no le gusta la música, lo que le gusta es el sonido. Se refería a que a la gente le gusta disfrutar buena calidad de sonido (en directo mejor que en la radio, en HiFi mejor que en mp3), pero a menudo escuchan con indiferencia.

Para mí lo que define a algo como música no es el soporte, sino lo que te transmite, lo que te hace sentir. La calidad de los instrumentos, el bitrate, la riqueza de armónicos, etc no definen la MUSICA, sino el realismo de ese sonido. Sí, a mí también me resulta más fácil a veces emocionarme escuchando tranquilamente música enlatada que en directo en un sitio incómodo y lleno de gente tosiendo :-)

Lopez

Anónimo dijo...

Yo también discrepo. Me parece que se mezclan conceptos que no tienen nada que ver. Vale que las discográficas lo hacen muy mal, vale que la música en directo es distinta (a veces mejor, a veces peor), vale que un músico no debería vivir de haber tocado 5 minutos, pero todo eso no tiene nada que ver con la piratería.

"el trabajo de un músico es tocar, no hacer discos"

¿Y cuando graban un disco no están tocando? Si en esos 5 minutos hace la mejor interpretación de su vida, ¿sería mejor que sólo lo pudiesen disfrutar unos pocos cientos de personas?

La posibildad que tengo ahora mismo de irme a escuchar una cantidad increíble de música (sí, música) antes de acostarme es un placer de dioses.

Defunkid dijo...

"¿quien impide que lo hagas?,¿sgae?" con la ley en la mano no puede pero fuera de ella lo sabe hacer muy bien

al del sello discografico independiente y los primeros en editar un disco bajo el formato de copyleft en Europa: ¿se puede saber cual es ese disco? es que no me suena nada editado (no caseramente, qeu puedas encontrar en una tienda de discos vaya) bajo licencia copyleft desde españa

Enrique Mateu dijo...

Solo propongo una reflexión sobre el disco que no ha sido grabado por los artistas que aparecen en la portada, o que ha sido producido mediante técnicas de "biotecnología" logrando que un auténtico cenutrio parezca que canta o que ha conseguido posicionarse en las radios y tiendas mediante sobornos.

Cuestiono que el último fin del músico sea grabar discos en esas condiciones en vez de dar conciertos y dejar que su música circule libre en la red.

Tampoco digo que no podamos escuchar música grabada antes de irnos a la cama. Todo lo contrario. Solo digo que no se debería pagar por ello porque no nos ha traido nada bueno ni al público ni a los músicos.

Denuncio la farsa de la industria. Estoy en contra de los que venden gato por liebre y llevan hasta sus últimas consecuencias el "todo vale para ganar pasta".

Ahora bien; también es cierto que he conocido magníficas personas dentro de la industria y que desde la independencia, o incluso dentro de alguna multinacional, han intentado cambiar las cosas y han hecho lo que buenamente han podido.

Pero la generalidad no se salva de la quema.

cucu dijo...

a defunkid:
"al del sello discografico independiente y los primeros en editar un disco bajo el formato de copyleft en Europa: ¿se puede saber cual es ese disco? es que no me suena nada editado (no caseramente, qeu puedas encontrar en una tienda de discos vaya) bajo licencia copyleft desde españa "
me parece sorprendente que precisamente usted hable en estos terminos : "caseramente" "que se pueda encontrar en tiendas". desconozco si ese cd es casero o es de fabrica, lo tengo en mp3.
desconozco si se podia encontrar en el corte ingles o en la fnac, pero dudo que eso importe.
el tio del sello no ha querido decirlo, supongo que para no usar esto para darse bombo, cosa que me parece muy respetable.
como yo ni pincho ni corto, lo dire:
el sello se llama testing ground y el disco "songs for nula" de pau torres. no se si es el primero o no, pero es del 2002.
quizas por tus gustos musicales no te hayas percatado de que la comunidad mas cercana a la musica experimental y electronica lleva muchisimo tiempo usando el copyleft y las armas de internet para promocionarse y dejar que les escuchen. esto tb importa muy poco...pero me sorprende que cuando se habla del copyleft en este pais la gente no indague, no busque (quizas porque les gusta otro tipo de musica) y no hable o ponga como ejemplo a esa gente que en su tiempo (recuerdo el boom de los netlabels en el 2002, la mayoria tomando como ejemplo a monotonik, seguido por el boom de cc en el 2003, si no recuerdo mal)ya estaban al pie del cañon: algunos de ellos siguen con una carrera musical brillante, en el formato que sea, y ni siquiera usan el copyleft para darse autobombo..es simplemente su opcion personal sobre como quieren que se distribuya su musica.

carlosues dijo...

Voy a ampliar el post de Enrique con infomación actual que afecta a las Nuevas Tecnologías.
Dispongo hasta de los contratos que, en su dia firmaron SGAE, AIE y WebListen para la descagra de música online, en ellos se contempla que la Industria Discográfica ni se plantea acudir a la firma de tal contrato o autoriuzar a WebListen y dado que a otras empresas si las han autorizado hay que saber qué difenrenciaba a WebListen de esass otrras empresas y solo encuentro UNA diferencia, en otras el autor/artista tiene que ir acompañado de la manita de una discográfica, en WebListen no, tenían una sección para recibir maquetas de Independientes...
¿Porqué desde SGAE y AIE se cobraron 300.000 Euros por los permisos pertinentes y autorizaciones y desde PROMUSICAE se denunciaba a la empresa? sabido es que miembros porminentes de la Industria Discográfica se sientan en el consejo de dirección de SGAE...¿Entonces?
Supongo que algunos recordaran las palabras el año pasado del Presidente de Sony Bertelsmann en el sentido de que cobrar 66 cts por descarga está bien (para las discográficas)pero que aun quedaban flecos en el sentido de que en el directo o el merchandising ellas no se llevaban un $ y eso estaba muy mal...

Defunkid dijo...

señor cucu: no me malinterprete, por amor al compás. intento explicarme de nuevo.

es raro (rarisimo, por eso la pregunta) encontrar trabajos editados via discografica, con su plastiquito y su celofan y en la estanteria de un comercio bajo licencia copyleft y cuyos autores no esten en sgae por que si lo estan esa intencion de copyleftear su trabajo ya no es real o legal. no pueden licenciar algo de lo qeu ya no poseen sus derechos, no se si me explico.

otra cosa es que muchos autores estando en sgae esten hasta el moño y con actitud torera desafien a "la casa" y decidan plantar una licencia cc en sus trabajos ¿ok?

por otro lado es raro que una discografica al uso (no netlabel) en este pais desafie al "gran hermano"

"dudo que eso importe" dices pero te equivocas por un sencillo motivo: el dia que un grupo para editar tranquilamente y sin miles de problemas un disco copyleft a traves de su discografica querra decir qeu muchas cosas han cambiado y qeu el trabajo que muchos intentamos hacer habra servido de algo. si a ti no te importa me parece bien pero sera por que no has entendido bien sus implicaciones o por que realmente te la pela, hablando mal y pronto. para mi hay muchas diferencias y matices.

si el tio del sello no lo ha querido decir me parece bien pero mi curiosidad es sana, "alabaria" la experienca y me "colmaria de profundo gozo" conocere estas "atrevidas" experiencias

efectivamente mis gustos musicales no andan cercanas a la electronica y a la experimental pero por eso precisamente pregunto, pregunto mucho donde veo que pueda haber respuestas. no he nacido sabio pero si cabezonamente curioso.

no me parece autobombo decir que se ha publicado lo que sea con licencia copyleft y si el señor del sello no ha querido decirlo el sabra por que. efectivamente licinciar cc o similar no da mas calidad a tu musica, tampoco se la quita. cuando nosotros publicamos nuestro primer trabajo no habia desembarcado cc en españa y nos hicimos nuestra propia licencia qeu en espiritu era ya copyleft aunqeu eso tampoco me hace tocar mejor, solo las horas de practica.

resumiendo que nos vamos por las ramas, cada cual edite como pueda o quiera y pese a que el tema cd fisico empieza a tener poca importancia es vital a mi modo de ver que se normalice una situacion en la que cada cual haga lo que quiera sin presiones de mafiosas entidaddes de gestion y otros temas circundantes y de igual ralea, más cuando legalmente no hay impedimentos.

Defunkid dijo...

más leña al fuego, esta vez viene del Guru Musical: La ceguera de la radio

carlosues dijo...

"cuando nosotros publicamos nuestro primer trabajo no habia desembarcado cc en españa y nos hicimos nuestra propia licencia qeu en espiritu era ya copyleft aunqeu eso tampoco me hace tocar mejor, solo las horas de practica."

Eso ni es bueno ni es malo...sencillamante es falso...tu tocas como tocas por que te sale de dentro, por que lo vives, porque te gusta, hace muchos años que vivo la música (se me mete en las venas y me tengo que "mover") y a tiu te he visto tocar amigo...lo tuyo no es "entrenamiento" es sentimiento, solo hay que verte la cara al tocar...algo más de placer y sería obsceno ;-)

Enrique Mateu dijo...

Carlosues, interesante cuestión. Pero en mi modesta opinión la cuestión Internet todavía no la veo clara del todo. No puedo poner la mano en el fuego. Pero tengo “mis intuiciones”. Y no debo estar desencaminado porque los batacazos que se han pegado grandes genios de los números son importantes.

Aquí sospecho que pueden ocurrir dos cosas. Y probablemente las dos sobrevivan simultáneamente, al menos durante algún tiempo. Por un lado un modelo de venta de obra con licencia restrictiva y que si utilizas mal terminas en la cárcel (copyright) y por otro un modelo gratuito que permitirá la utilización de copias digitales de obras para uso sin ánimo de lucro que descongestionará considerablemente las cárceles de todo el mundo (copyleft), al menos si cumplen con estas terribles amenazas. Las vías para estos sistemas serán principalmente on line pero el soporte no morirá (y al vinilo le queda cuerda para rato).

Por muchas razones me interesa mucho más el último, el copyleft. En mi fuero interno creo que el segundo desbancará al primero (¿no lo ha hecho ya de alguna forma? ¿no han tomado ya una decisión los usuarios? ¿no tiene la inmensa mayoría copias digitales? ¡pero si ya salen hasta en los chistes y las series de televisión!).

Solo falta que los miles de creadores de todo el mundo accedan a la información y se instruyan en los nuevos modelos de negocio del sector para que se produzca un efecto dominó que será titulares en los principales medios de comunicación de todo el mundo.

NO ME LLAMES ILUSO….

Flinn Sorrow dijo...

Ante todo felicitar al autor por su artículo y su blog. Planteas cosas interesantes y dichas desde la experiencia propia. Volviendo a la idea original del artículo "UNA GRABACIÓN ¿ES MÚSICA?" quisiera comentar mis ideas y experiencias sobre la cuestión.

Pensemos en cuantas veces hemos oido decir a alguien que no tiene nuestros mismos gustos musicales que "eso no es música" refiriendose a un estilo musical que sí es de nuestro agrado. Lo primero que pensamos es que ese tio es un zoquete y que no tiene ni idea de lo que habla. Efectivamente, en muchos casos el individuo en cuestión poseerá un bagaje musical muy escaso, pero esto no nos dice nada porque cualquiera de nosotros sabe mas de música que una parte de la población pero menos que otra parte. ¿Donde ponemos la linea divisoria entre "saber de música o no saber"? Yo mismo se más de música que muchas personas pero también se menos de música que otras muchas personas.

La cuestión es que en muchos aspectos (no solo en el de las grabaciones) el qué es música y el qué no lo es se convierte en una cuestión muy dificil de dirimir.

Una hormigonera produce ruido, un violinista produce música. ¿Es tan sencillo? No lo es. Desde un punto de vista acústico, todo son ondas que se transmiten a través del aire. Lo que las diferencia es que las que nosotros llamamos musicales contienen ciertas regularidades en la forma de sus ondas. Analógicamente, lo que llamamos escultura de marmol es un trozo de marmol que alguién ha esculpido para darle una serie de proporciones que nos resultan agradables por lo que lo llamamos escultura. Pero no deja de ser marmol.

Entonces ¿cuando llamamos música o escultura a unas ondas o a el marmol? La respuesta, según mi opinión, es que precisamente se convierte en música cuando nosotros la identificamos como tal. Es decir, son ondas desde el momento en que salen del cuerpo que las produce y se convierten en música cuando despues de haber recibido la información sensorial a través de los oidos, y descodificado esa información llegamos a la conclusión de que eso es música. Desde este punto de vista, quizás un poco autocomplaciente (o sea, pajero) podemos resolver muchas de nuestras dudas. Dejo aquí el tema por si alguien quiere continuarlo o replicarme pero hay mucho que hablar de la cuestión.

Por último si quisiera apuntar aqui un dato personal. Como musicoterapeuta que soy, me he dado cuenta a lo largo de mi aun breve experiencia de que la música interpretada en directo siempre da mejores resultados con las personas con las que trabajo que la música grabada, incluso con malas interpretaciones. Esto me sugiere la idea de que alguna diferencia si que debe haber entre la música enlatada y la interpretada en vivo. Y sospecho que se pueda deber a dos factores: uno, el hecho de que aun con la máxima resolución que nos permite la tecnología actual, ninguna copia es igual a el original desde un punto de vista físico. El otro es que la música viva implica mayor actividad en general, comparandolo con pulsar el botón de play y tener música "de fondo".

¡Salud!

Flinn Sorrow

Enrique Mateu dijo...

Flinn, encontrar una definición para la música ha sido tarea ardua de grandes pensadores. Hay definiciones muy acertadas y otras no tanto. Tu camino me resulta interesantísimo. Yo opté por hacer lo que me gusta en cada momento y que luego los demás lo llamen como quieran.

Últimamente he estado trabajando en un concepto acústico que he denominado "Escultura Sonora " en la que no trabajo ni con melodía, ni armonía, ni ritmo... solo creo un espacio sonoro que a mi, personalmente, me encanta y me sugiere un montón de cosas. ¿Es música? ¿No lo es? Ni lo se ni me importa. Lo he bautizado con otro nombre y así no pierdo el tiempo discutiendo con nadie que me diga "esto no es música", me limito a decirle "ya le dije yo que era una escultura sonora", jajaja.

Pero bromas aparte, lo que más me ha interesado de tu post (sin que esto sea un menosprecio al resto del contenido) es tu experiencia como musicoterapeuta en el campo de las músicas en directo. Afirmar que una música digamos "hasta mal interpretada" produce unos efectos CONSTATABLES más pronunciados que una grabación me parece fazcinante. Personalmente estaría muy interesado en la cuestión y sería primordial tener un estudio al respecto. Si no lo tienes te invito a que lo hagas porque no es ninguna cuestión baladí.

Flinn Sorrow dijo...

Hola de nuevo.

Sin pretender cambiar el tema de conversación, decir que la musicoterapia es una disciplina muy joven (comienza en EEUU en 1950) y está aún muy falta de investigación, especialmente en España.

Que la música en vivo es mas efectiva que simplemente "pinchar" música es un principio básico de la musicoterapia, aunque esta afirmación hay que entenderla en el contexto de la práctica de nuestra disciplina, es decir, como medio de comunicación entre el paciente (sig) y el musicoterapeuta.

Ignoro hasta que punto está investigado este punto básico para nosotros, pero estoy seguro de que existirá algún estudio acerca de la efectividad de la música viva en la terapia.

Si alguien está interesado en saber mas acerca de musicoterapia, le aconsejo que visite www.voices.no ; es la mejor página que yo conozco.

Y por último decir que de lo que si estoy seguro es de que la noción de lo que es música y no, está ampliando sus barreras, dia a dia. Como las esculturas sonoras de Enrique Mateu (Enrique, no las he oido pero ya te digo que son música. ¿Que otra cosa puede hacer un músico?) o como el free jazz o como... ¿me permitís hacer un poco de publicidad? ...la retromierda.

www.retromierda.com

Salud!

Flinn Sorrow

Flinn Sorrow dijo...

Hola de nuevo.

Sin pretender cambiar el tema de conversación, decir que la musicoterapia es una disciplina muy joven (comienza en EEUU en 1950) y está aún muy falta de investigación, especialmente en España.

Que la música en vivo es mas efectiva que simplemente "pinchar" música es un principio básico de la musicoterapia, aunque esta afirmación hay que entenderla en el contexto de la práctica de nuestra disciplina, es decir, como medio de comunicación entre el paciente (sig) y el musicoterapeuta.

Ignoro hasta que punto está investigado este punto básico para nosotros, pero estoy seguro de que existirá algún estudio acerca de la efectividad de la música viva en la terapia.

Si alguien está interesado en saber mas acerca de musicoterapia, le aconsejo que visite www.voices.no ; es la mejor página que yo conozco.

Y por último decir que de lo que si estoy seguro es de que la noción de lo que es música y no, está ampliando sus barreras, dia a dia. Como las esculturas sonoras de Enrique Mateu (Enrique, no las he oido pero ya te digo que son música. ¿Que otra cosa puede hacer un músico?) o como el free jazz o como... ¿me permitís hacer un poco de publicidad? ...la retromierda.

www.retromierda.com

Salud!

Flinn Sorrow

Salón de sol dijo...

Por la libre difusión de la música, cualquier tipo de arte y culura.
Gracias a gente como Jorge Rodrigez (Crisol de músicas) he tenido oportunidad de conocer a un músico genial, Richard Bona, al que si tengo oportunidad de escuchar en concierto, no me perderé. Y si pienso en regalar música, compraré su cd, sin su difusión gratuita no lo hubiera conocido.
Musicales besos a todos.
Helena.

Enrique Mateu dijo...

Richard Bona, impresionante músico. Yo lo conocí porque un amigo compartió conmigo.

Normalmente no suelo volver a escuchar la misma música. Me interesa, sobre todo, ir descubriendo cosas nuevas, y para esto el compartir es genial.

Iván P. dijo...

Tú no puedes pedir que un escritor escriba un libro en directo, y pretender que todos aplaudan al unísono.

No puedes pretender tampoco, que neo haga patadas mortales en el aire, en directo tb.

De la misma forma que no es muy común ver a un pintor creando su cuadro en tiempo real.

En los conciertos se muestra un apartado artístico del músico/grupo, y con sus trabajos, otro

Que estos trabajos estén contaminados por la industria, no me cabe la menor duda, unos en mayor medida, otros menos, pero también te digo que gran parte está en la mano del músico.

Obviamente, para realizar una grabación en condiciones y que su resultado sea minimamente aceptable para que luego puedan atracarte 20€ por disco, no pueden permitirse el menor fallo, y eso, para minimizar el tiempo de grabación y horas de estudio(que es bastante caro por cierto) prescinde de técnicas como bien dices de copiado y pegado de voz y demás bondades digitales. Pero no es un concierto, es un trabajo.

Un trabajo, lo hagas en tu casa por tu propio mérito o, como digo, salpicado por una productora intransigente,etc, requiere un tiempo, y te asegura que podrás continuarlo sólo en aquellos momentos de inspiración, y que, realmente, estás esperando un resultado final que es la idea de tu producto músical en la cabeza, plasmada en un trabajo que es lo que quieres ofrecer, y claro está, vender al público.

Además, poniéndonos brutotes, en la industria musical actual, hay que dar de comer a muchas bocas, y siempre hay un técnico que quiere "modificar" por así decir, tu música para aportarle un sello técnicamente moderno, para así, recibir el menor número de críticas negativas posibles, ya que vas a pagar un dinero considerable por ello.

Pero un trabajo bien hecho, si pretendes mostrarlo al público, se ha de hacer con tiempo y, los conciertos, son necesarios en la música, pero una grabación, en mi opinión, más aún. Se puede rebatir más este tema. Saludos.

Anónimo dijo...

Hola Enrique, amigos.
Mala comparación la del atún en aceite y los melocotones en almibar: dos conseras gloriosas.
No he leído las respuestas, ya lo haré: recuerdos, defunkid.
Estoy de acuerdo en buena parte, especialmente en la democratización cultural que aportan las nuevas tecnologías. Pero creo que te dejas en el saco importantes consideraciones respecto a la dialéctica de calidad entre los soportes analogico y digital (lamentablemente casi ausente); y, por otra parte, los sistemas de reproducción domésticos.
Intentaré comentar algo al respecto en otra ocasión, pero si hablamos de música enlatada (cuanta menor producción , mejor; en una toma, mejor; en vivo, mejor), escuchémosla bien, en condiciones. Deberíamos tener claro que, al día de hoy el sistema analógico (traducido en vinilos) supera con creces al digital. Seamos exigentes, y no deberíamos olvidar que un impulso eléctrico es algo natural, la electricidad lo es; digitalizar música (un empeño por ahora inabarcable), no: los matices que se nos hurtan constituyen, precisamente, la mayor aproximación posible a la verdadera musica en vivo.
Carlox.

carlos dijo...

interesante, habia leido algo del tema de que la música grabada perjudica la musica en vivo. algunos directores extremadamente pulcros para escuchar musica leen la partitura.
un saludo

Alberto Martínez dijo...

Sgt Peppers y Revolver en directo y sin problema ? Pues no al menos que EMI preste las cintas originales de efectos como cintas hacia atrás,loops, etc.
Además la tecnología es muy diferente ahora .Bueno , si te refieres a las orquestaciones pues es probable que sí pero si te refieres a reproducir el sonido original es probable que no .Por eso sólo hay un Sgt Peppers.
Aunque bueno John Lennon decía que le sonaba fatal jajajajajaja
Está claro que ver la música en directo es un gustazo pero la música enlatada pues tampoco es para hacerle ascos porque gracias a eso podemos escuchar músicas de las más diversas culturas.

Enrique Mateu dijo...

Alberto, 17 comentarioa más arriba puntualizo la cuestión.

En cualquier caso los Beatles acaban de publicar el que considero su mejor disco después de que la mitad haya muerto... (Love)

Así que todo es posible!!!

También me decían que Artenara era un trabajo de estudio y que no se podía hacer en directo. Tuve que contratar a cincuenta personas pero se hizo.

La grabación es una foto del sonido a la que puedes acceder cómodamente en casa. Pero no es lo mismo una foto de un paisaje que estar en el paisaje.

Yo he llegado a la conclusión que mi música grabada es solo la tarjeta de presentación de lo que se hacer, una propaganda para conseguir trabajo. Por ello no me parece razonable pedir dinero.

Mariano Lozano-P. dijo...

Creo que alguien tan incuestionable como Voulez, ya defendía el soporte, la grabación como objeto artístico, único. Yo por mi parte también pienso que se confunden muchas cosas. Yo considero el estudio como mi instrumento y la grabación como mi obra. No me interesa el directo mas allá de las performances , será por que soy un pésimo instrumentista y músico lo que no evita que tenga mas de 3000 temas y 400 obras de teatro y danza registradas......la música es algo mas que partituras, directos, cd, industria, cultura... Es todo y nada a la vez, por eso es también tan importante para nosotros los humanos, no hay ningún grupo social que se sepa, que no tenga su propio sonido. Dejemos de demonizar a quienes ganan dinero, o lo regalan. Parece que es el centro de toda la discusión. Creo que lo importante, moral y éticamente, es cómo lo ganas y no tanto cuánto ganas, al menos en este sistema capitalista lo ético son los medios para hacer fortuna ( y esta no siempre va de la mano de lo económico: leer entre líneas, incluso el "famoseo" infame es éticamente deplorable y reprobable no siendo ya tan lucrativo como hace años ). Yo creo Enrique que hay comentarios que son un "Touché" claro a tu exposición. Felicidades por tu blog.

Enrique Mateu dijo...

En mi entrada hago una pregunta, propongo una reflexión y a lo largo de los comentarios se van perfilando posturas, ideas, cuestiones. Nadie tiene la verdad absoluta pero el compartir opiniones nos hace crecer y aprender ya que vamos puliendo nuestro particular acercamiento a nuestra propia verdad, a nuestra actitud en este mundo espacio temporal que nos ha tocado vivir. El que tanta gente escriba en mi blog y quiera compartir conmigo sus puntos de vista es todo un halago y un placer comparable al de hacer música. Gracias a todos por su tiempo y por su sabiduría.

Enrique Mateu dijo...

El término legal para las grabaciones es "actuaciones fijadas" y así aparece en los contratos discográficos. Porque lo que hacemos al grabar es "fijar una actuación". Antiguamente fijábamos actuaciones y utilizábamos técnicas más o menos complejas con dos finalidades distintas; una para mejorar hasta el límite la perfección en la ejecución o interpretación de los diferentes pasajes (repetir y repetir hasta que salía exactamente como queríamos dejando esa y borrando todas las demás); y la otra para conseguir sonoridades o interpretaciones imposibles de hacer en directo (doblar pistas de tal manera que un solo intérprete llegara a tocar variadas líneas o distintos instrumentos en la misma obra o manipulaciones del sonido mediante técnicas de laboratorio para crear texturas, timbres e interpretaciones "imposibles" de realizar en tiempo real). De esta forma se conseguía lo que Pierre Boulez llegó a denominar "objeto artístico".

Pero hoy en día, cualquier diablura que se te ocurra en estudio se puede hacer en directo. Un solo intérprete puede tocar y controlar toda una orquesta él solo como el fantástico Pat Metheny y su orchestrion. Y cualquier proceso electrónico complejo ya se puede ejecutar en directo y valga como ejemplo el trabajo SPHERES del grupo #(928), no menos maravilloso grupo por cierto que "fija sus actuaciones" en sentido estricto, grabando sus conciertos.

A donde quiero yo llegar con todo esto es a insistir en que una fotografía de un paisaje no es el paisaje. Igual que una copia de una actuación no es la actuación. Tener una foto de un paisaje maravilloso es estupendo, sirve para disfrutar pero sobre todo sirve para hacerte una idea del sitio original, una publicidad, una promoción, un recuerdo. ¿Se puede hacer negocio con la foto? Poco negocio porque es muy fácil y barato hacer un clónico de la foto (copia digital del archivo). ¿Que se puede hacer negocio con el paisaje original? Mucho más fácil porque es mucho más difícil hacer un clon porque cada paisaje es único e irrepetible.

Entonces una grabación ¿es música?, Creo que no, al menos en sentido estricto. Las grabaciones son actuaciones fijadas. Es una simple foto, una copia, un recuerdo, una publicidad, una promoción del original; la actuación. ¿Y se puede hacer negocio ahora con ellas? Ya no parece razonable porque las grabaciones son fáciles de clonar y muy baratas. Todo negocio tiene que tener en cuenta lo que en economía llaman "las barreras de entrada" y las barreras de entrada para un negocio hoy de copias y distribución de contenidos son tan bajas que cualquier niño menor de edad puede hacerlo en pocos minutos (copia archivos, crea un perfil en una red social y los sube). Y puedes intentar subir artificialmente las barreras de entradas, pero cualquier economista te dirá; es más fácil que busques otro modelo de negocio con barreras más altas.

¿Y es esto una situación grave que acabará con la buena música? Es una situación grave para los intermediarios del negocio de las actuaciones fijadas, pero no para los músicos y los usuarios. Analizando la evolución de los contenidos en los últimos cuarenta años de las tiendas de discos parece que el responsable de la falta de calidad en la música ha sido precisamente la industria discográfica en su ansia por ganar dinero y preocupándose más por la vertiente ocio que por la de la cultura. En mi opinión esta nueva situación lo que está produciendo es una proliferación de músicas en todo el mundo (buenas y malas) y un consumo de estas como nunca antes en toda la historia de la humanidad.

Javier Cabañas dijo...

Hola Enrique, soy Javier Cabañas. Estoy de acuerdo en todo lo que dices en este artículo.

Esa es la razón de mi lucha, diferenciar el Arte de la artesanía: Yo en mi estado actual profesional soy un "fontanero de la música", alguien que repite procesos establecidos por la industria para ganarse la vida. Mi faceta artística es la que se ciñe a componer y a tocar en directo.

Una cosa es ser artista y ejercer tu vocación sin desligar el talento y la técnica de la personalidad. Y otra valerte de fórmulas y procesos para sacar beneficio, sin contar con el misterio de la improvisación, la adaptación al momento y el estado emocional:

Comparto democratizar la cultura, pero no se confunda con el Arte.

Enrique Mateu dijo...

Javier, te agradezco el piropo, pero sinceramente creo que más importante que mi entrada son los comentarios (reflexiones) que generan mi pregunta. Hay veces que damos por sentado que la realidad es solo de una forma cuando en verdad es poliédrica.

Con el disco perdieron cientos de miles de músicos en todo el mundo sus trabajos en salas, fiestas, radios, etc. Con los ordenadores y la programación otros tantos. Y el mundo sigue evolucionando imparablemente y o te adaptas aplicando innovación o te quedas en el camino.

Si mis preguntas sirven para pensar y compartir... soy feliz

Ramón Sánchez dijo...

La música del siglo XXI se crea y distribuye de forma distinta. Su industria, al igual que muchas otras, necesita reconvertirse y encontrar nuevos caminos para seguir desarrollándose, el mercado ya ha llegado a un punto sin retorno en el cual para su intercambio y distribución no necesita de esas multinacionales ni de esos insostenibles beneficios, la creación y distribución se puede hacer desde una habitación en cualquier parte del mundo. Ahora la música es un lenguaje totalmente distinto y la repercusión de este en la sociedad es más directo, es el lenguaje ancestral que se emite y recibe desde los sentidos y para los sentidos, un lenguaje que por ello y, desde mi punto de vista, resulta difícil ponerle un precio. Las licencias copyleft ayudan a que esa distribución sea más práctica y evita que las obras no sean presa de la especulación. De todas formas como joven creador, aunque mi aprendizaje ) musical (que aún creo no haber terminado ha sido bien entrada la madurez, me atrevo a publicar obras sin ninguna licencia, para mi, son pensamientos que aparecen en un momento, para una ocasión y totalmente efímeros, una improvisación como la vida misma y, no dejo rastro escrito alguno….
Desde aquí un saludo y mostrar mi gratitud por el “Taller Concierto” organizado por la Diputación de Granada que impartistes en el Palacio de los Condes de Gabia de dicha capital y, Felicitaciones por ello.
Ramon Sánchez
rjuansanchez@yahoo.es

Enrique Mateu dijo...

La Music Defense League fue una organización creada por la Federación Americana de Músicos. En 1930 lanzaron una campaña para combatir lo inevitable: el sonido grabado en las películas. Lo llamaban "música enlatada" (canned music).

http://www.hispasonic.com/reportajes/ataque-musica-enlatada/31601

Enrique Mateu dijo...

Muchas gracias Ramón :-)

Mariano Lozano-P. 1961 dijo...

Desconocería tanto de tantos si no hubiera soportes donde dejar la música registrada....Es un poco Talibán ¿ no?

Mariano Lozano-P. 1961 dijo...

Posiblemente una partitura tampoco sea música,según tu razonamiento ¿no?.. Talibán... Ja, ja.... ( Con mucho cariño, tu sabes... ).

Enrique Mateu dijo...

1º.- Los talibanes no reflexionan, imponen obligatoriamente sus ideas utilizando incluso el asesinato. No es el caso. Esto solo es una entrada en un blog para invitar a la reflexión, a pensar y a compartir.

2º.- Creo que he dejado claro en mi exposición la diferencia entre "el valor" de una grabación y "sobredimensionar y especular" con ese valor. Y sobre todo pongo el énfasis en diferenciar entre cuando te venden un trabajo honesto o te venden "gato por liebre" (un disco supuestamente grabado por un chico monísimo que sale en la portada pero que en realidad lo hicieron unos profesionales en estudio) del que tantos y tantos casos conocemos ya que tanto tú como yo hemos ganado dinero siendo partícipe de esa farsa.

3º.- Sobre la discusión de si una partitura es música o no (igual que si el libreto es teatro o no) no me voy a posicionar porque tipos mucho más estudiosos que yo llevan siglos discutiendo eso y no se han puesto de acuerdo. Yo me inclino a defender que el teatro, la música o la pintura necesita de un emisor y un receptor. Si falta uno de los dos digamos que deja de tener sentido. Y si no tiene sentido, me da lo mismo que exista o que no exista. Es una cuestión gramatical casi.

4.- Defiendo la grabación como objeto artístico en sí mismo (en casos muy contados) y en la mayoría de los casos como un mero objeto de propaganda que no justifica, en absoluto, ni las "mentiras" que ha propiciado, ni las cantidades ingentes de dinero que han hecho ganar a auténticos sinvergüenzas.

pero como siempre, se trata tan solo de mis reflexiones en un blog y no tienen la más mínima importancia. Y lo hago desde la mejor de mis intenciones y nadie me paga por ello ni saco beneficio alguno.

Mariano Lozano-P. 1961 dijo...

Dicho lo cual apostillo: " Con mucho cariño". Enrique: claro que es tu opinión por eso la rebato con gusto, de eso se trata ¿no? pero creo que llevas la idea un poco al extremo y como tal no creo justa. Lo de "Talibán" es un mal chiste: Lo siento, pero si nos ponemos asi y conociéndome como me conoces, no se añadir un punto de sal sin poner picante, es cuestión de gustos y el mío es pésimo:TK.

Enrique Mateu dijo...

Te entiendo Mariano porque te conozco. Pero quien no te conozca podría entender que al llamarme talibán lo que quieres realmente es acusarme de talibán :-)

Y nunca está demás puntualizar las cosas porque, como sabes, el lenguaje tiene sus limitaciones.